Día Internacional de la Cobertura Universal Sanitaria

December 12, 2019

Como parte del compromiso que asume la Corporación Red Somos a la campaña Manten la promesa del Día Internacional de la Cobertura Universal Sanitaria; Red Somos entrevisto a Francisco Rossi médico - epidemiólogo, quien trabaja en la fundación Ifarma, una ONG dedicada al acceso a los medicamentos, desempeñando el cargo de Asesor senior, quien nos hablo sobre la Cobertura Universal Sanitaria.

R.S: ¿De qué se habla cuando nos referimos a "Cobertura Universal de Salud" (CUS)?
 

Francisco Rossi: Sobre la CUS. Hay mucha literatura, lo suficientemente general como para que todo quepa. Este año estuvo en Colombia Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, y felicitó al Presidente Duque por tener uno de los mejores ejemplos de CUS. 24 horas después decía lo mismo en Cuba. Todo cabe.Si hay dos elementos que caracterizan la CUS y que se mencionan en todos los documentos; el primero es la protección financiera. Se argumenta que cada año caen en la pobreza millones de personas y familias como consecuencia de gastos de salud imprevistos.

 

 Esta presentación, a mi manera de ver es gravísima. Sugiere que la salud del siglo XXI ya no es para los más pobres, los marginados, los excluidos. Hablamos desde la clase media y hablamos a los de la clase media. No a los pobres, que ya no van a caer en la pobreza. No a las familias que no tienen un patrimonio que proteger. Cerca de la mitad de la humanidad no necesita protección financiera porque no tiene nada que proteger. Sin embargo, si se toma el ejemplo de Colombia, en donde si alguien no tiene recursos para pagar su "aseguramiento", el sistema de salud lo paga con recursos de impuestos generales o de solidaridad, uno no sabe si la gran cantidad de dinero que se genera por este mecanismo, tiene por objeto proteger a las familias y a las personas cuando la recuperación de la salud es costosa, o tiene por objeto asegurar un flujo de recursos para asegurar el crecimiento de la salud costosa, de los medicamentos costosos, de las intervenciones caras. Uno se pregunta si el subsidio a la demanda no es un subsidio a la tecnología costosa.

 

R.S: ¿ Cómo es la CUS en Colombia?

Francisco Rossi: Eso nos lleva al segundo elemento, que desde el ejemplo de Colombia merece un cuidadoso análisis. En los países de ingreso medio, cuando la salud es responsabilidad del Estado mediante impuestos generales, el financiamiento es escaso. En cambio con un modelo de aseguramiento, Colombia ha multiplicado los recursos para salud por, no sabemos, tal vez 10 veces o tal vez 100 veces.

 

Mucho de ese enorme recaudo (más de 60 billones de pesos anuales, todos los años, con buenos servicios o con malos servicios), se va en administración, en auditoría y en gestión, pues tenemos muy altos costos de transacción, pero se recoge mucha plata. Es una buena propuesta para mejorar el financiamiento, incluso en países muy pobres, pues siempre se puede ofrecer una canasta básica de servicios y tecnologías, ajustable a los recursos disponibles. La mala noticia es que estos recursos no suelen dirigirse a la salud pública. Se suele privilegiar la atención individual, de alta tecnología y de alto costo.
 

La CUS en Colombia, además de los dos problemas mencionados, tiene la característica de ser el resultado de un proceso de privatización en el que los incentivos en nada se dirigen a la salud. La privatización privilegia la rentabilidad, con lo que cualquier inversión en la salud poblacional es un despilfarro que no tienen retorno, y la ganancia del asegurador es la pérdida de los pacientes en atención en salud. Esta característica se acompaña de una profundización de la inequidad que algún día tenía que estallar en protestas sociales.  Las personas más pobres son las que reciben menos servicios de salud mientras dice la epidemiología que suelen ser lo que más los necesitan. Se acaba de publicar un informe sobre Bogotá en el que se ratifica lo que supimos en 2010. Que las instituciones de salud están en los estratos altos. Están en el norte. No donde están los pobres. 

 

El otro problema que ha tenido el modelo de Colombia, tan felicitado internacionalmente, es el deterioro inevitable de la salud pública. Los aseguradores atienden casos individuales. No tienen responsabilidades poblacionales. No tienen responsabilidades geográficas. Sus deberes se limitan a ofrecer una red de servicios. No a cuidar . No a prevenir. No a responder por la salud. Solo a atender a los que lo soliciten. 

 

R.S: ¿Cuáles son los retos para garantizar la cobertura universal en salud en el País?

 

Francisco Rossi:  Sobre los retos, Colombia ya tiene una cobertura superior al 95%, que se puede considerar como Universal. Lo malo es que sirve para lo que sirve. No ciertamente para la salud pública. En el caso del VIH o de la Hepatitis C, tenemos atención de los casos que lo solicitan. Pero Colombia tiene epidemia concentrada. Concentrada en las poblaciones que, normalmente, no están aseguradas. Las que enfrentan todas las barreras de estigma, marginalidad, exclusión y un largo etcétera. Pero con frecuencia el sistema ni se da cuenta. A fin de cuentas a quien le interesa la protección financiera de los habitantes de calle.

 

R.S: ¿ Cuál es el papel de la sociedad Civil en la CUS?

 

Francisco Rossi:  Sobre el papel de la sociedad civil, hay dos vertientes. Una es justamente la de ofrecer al sistema, que al fin y al cabo se va a demorar en cambiar, unos servicios que permitan acceso a diagnóstico y tratamiento a esas poblaciones vulnerables, marginadas, invisibles, discriminadas, olvidadas, escondidas, negadas y otro largo etcétera. La otra es la de hacer cabildeo para que las cosas cambien estructuralmente. Y siempre se puede trabajar al tiempo en las dos vertientes.

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

RED SOMOS LLEGA A IBAGUÉ CON EL PROYECTO “PARTICIPAR PARA INCIDIR”

February 9, 2018

1/4
Please reload

Entradas recientes

November 25, 2020

October 16, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags