Migrar con VIH

September 22, 2020

La migración de ciudadanas y ciudadanos venezolanos a Colombia, en los últimos años, es un hecho del que muy seguramente ya hemos escuchado hablar en los medios de comunicación. Para el 30 de junio del 2020, según Migración Colombia se conoce que hay más de 1.700.000 de migrantes provenientes del país vecino.

 

 Fotografía: cimacnoticias

 

Se podría decir que a medida que la población de migrantes va incrementando, los problemas y dificultades que deben pasar se van haciendo más visibles. Aún así, hay mucha información que los medios de comunicación y la sociedad en general podemos
estar omitiendo respecto a la situación de los venezolanos que se encuentran en Colombia.

 

Del total de venezolanos que están en el país, tan solo el 43% ingresó de forma regular. Haber ingresado de forma irregular tiene diversas implicaciones administrativas y trae algunas dificultades adicionales para los migrantes. Por ejemplo, a pesar de que el Gobierno Nacional de Colombia, a principio de este año, estableció que los migrantes cuyo ingreso fue regular podían ser beneficiarios del sistema de salud subsidiado, ese 57% de venezolanos cuya situación migratoria es irregular, no puede acceder al sistema de salud colombiano, lo cual aumenta la vulnerabilidad de las personas que llegan al país con alguna enfermedad de base.

 

Hoy son miles de personas que huyen de Venezuela no sólo lo hacen por mejores condiciones de vida, sino también de atención en salud. Hablando con migrantes que viven con el VIH, descubrí que el motivo principal para dejar su país, de algunos de ellos, es la búsqueda de recibir el tratamiento adecuado, ya que en Venezuela los medicamentos e incluso las revisiones médicas pueden escasear:

 

“La razón más importante por la que me vine a Colombia fue porque en Venezuela
estaban escasos los medicamentos antirretrovirales. Por eso, antes de venirme a
Colombia, investigué en Internet y supe que no se podía acceder fácilmente a la
atención médica, debido a que aquí es necesario estar afiliado a una EPS. Sin
embargo, (…) debía tener un estatus migratorio regular diferente a un visado de turista

o un Permiso Especial de Permanencia (PEP).”

 

Este fue el caso de Carlos, un venezolano que ingresó al país en el 2017 y estuvo 8 meses sin tratamiento ni revisión médica debido a que ingresó de forma irregular al país. Durante esos meses, tuvo que recurrir a grupos de Facebook para comprar con sus propios recursos los medicamentos o encontrar a alguien que se los donara mientras obtenía el Permiso Especial de Permanencia.

 

Para Álvaro* su motivación fue similar: “cuando me diagnosticaron vivía en Venezuela, pero la situación, y más por mi salud, tuve que venirme a Colombia”. Él, al igual que Carlos, ingresó al país de forma irregular. Un mes después de migrar, logró normalizar su situación con ayuda de la Defensoría del Pueblo, y de esa forma pudo afiliarse al sistema de salud.


Conversamos también con Ramón, quien llevaba 4 años con su situación irregular en el país, y adquirió el VIH el año pasado, ya estando en Colombia. Preocupado por su salud, y debido a que no había normalizado su condición migratoria, llegó a Red Somos donde recibió asesoría para que Migración Colombia le otorgara el salvoconducto que le permitió acceder al sistema de salud de forma oportuna. Su proceso se tardó aproximadamente un mes.

 

 

 Fotografía: .lapatilla.com


Para Alejandro la situación fue más compleja. Su ingreso a Colombia fue a través de trocha. Luego de los primeros 5 meses de estar en el país empezó a presentar síntomas. Acudió a una fundación y fue a través de una prueba rápida que se enteró que tenía VIH. Al no contar con permiso de permanencia ni sello de ingreso, no tenía forma de acceder a una prueba confirmatoria y mucho menos a una valoración médica ni los medicamentos necesarios. Esta situación facilitó que el virus debilitara su sistema inmune y desarrollara enfermedades oportunistas. Tras dos meses de estar corriendo, como él lo mencionó, pudo solicitar la condición de refugio debido a su condición de salud. Él me cuenta que “es desesperante no tener legalidad y que por eso no puedas acceder siquiera a saber cómo está el virus en el organismo o en qué estado se encuentra”. Para él, el Estado Colombiano debería garantizar acceso al sistema de salud, independientemente de la situación migratoria de las personas, ya que, con una atención temprana y oportuna, se reducen las probabilidades de transmisión.


Este es un pequeño panorama de la situación que pueden vivir algunos migrantes venezolanos con VIH. En Red Somos trabajamos para ayudar a que personas como Ramón y Álvaro* normalicen su situación migratoria y así puedan recibir a tiempo la atención y el tratamiento. Recuerda que no estás solo o sola.

 

*Sus nombres ha sido cambiado para proteger su identidad."

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

RED SOMOS LLEGA A IBAGUÉ CON EL PROYECTO “PARTICIPAR PARA INCIDIR”

February 9, 2018

1/4
Please reload

Entradas recientes

November 25, 2020

October 16, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos