A UN MES DE LA PARTIDA DEL AMIGO ORLANDO MONTOYA, COLOMBIA Y AMÉRICA LATINA TE DESPIDEN


La pronta partida de Orlando el pasado 11 de enero, nos ha llamado nuevamente a reversar historias alrededor de la respuesta al VIH en américa latina y el mundo entero. Su pérdida, dado sus grandes aportes no es una perdida, es un legado que nos recuerda que la tarea de las comunidades en los sistemas sanitarios sigue en pie, más aún en emergencia sanitaria.


Orlando, un hombre de las ciencias sociales, de la incidencia basada en la evidencia, de la humildad en el activismo lejos del protagonismo, apostó por la renovación y nuevas ideas para el movimiento en Vih y en nuestro caso, junto con la organización Kimirina respaldó con su experiencia a Red Somos en las formas de asociatividad de las Organizaciones de Base Comunitaria y con su conocimiento movilizó el rol de los agentes comunitarios como navegadores del sistema de salud. Orlando es inspiración.


Por otra parte, afirmamos con orgullo que Orlando también impulsó, mano a mano, las estrategias comunitarias para promover la prevención combinada cuando nuestros países se encuentran aún en deuda con la respuesta al VIH. Su lucha y trabajo inspira que continuemos, Orlando fue y será, un gran mentor.


Es cierto, Orlando, con toda su historia como activista deja muchas semillas y muchas enseñanzas. Nadie como él, que en cada evento, encuentro, diálogo o intercambio nos mostró una vida llena de equilibrios, alejada de la individualidad y más bien próxima a lo que como región nos une. Orlando también es un llamado.


Una vida ejemplar como la de Orlando nos deja más fuertes, nos llama a luchar más juntos y reafirma que los enfoques innovadores son el resultado de todos los ajustes que la respuesta al VIH debe tener. Orlando fue un pionero de principio a fin, sus ideas y sus apuestas se encuentran en nuestros corazones. ¡Buen viaje al amigo, al aliado y al mentor!


Gracias Orlando Montoya, gracias siempre.

Entradas destacadas
Entradas recientes